domingo, 12 de junio de 2016

investigaciones: PELIGRO DE LOS ANTIDEPRESIVOS PARA ADOLESCENTES



Un estudio cuestiona el uso de antidepresivos en niños y adolescentes

Se consideraron mayormente inefectivos, y a veces peligrosos, en esos grupos de edad
     
Traducido del inglés: jueves, 9 de junio, 2016
Imagen de noticias HealthDay
MIÉRCOLES, 8 de junio de 2016 (HealthDay News) -- Tratar a los niños y a los adolescentes que sufren de depresión con antidepresivos podría ser inefectivo y potencialmente peligroso, sugiere un análisis reciente.
De los 14 antidepresivos estudiados, solo la fluoxetina (Prozac) fue más efectiva en el tratamiento de la depresión que un placebo en los niños y adolescentes, encontró la revisión.
Y Effexor (venlafaxina) se vinculó con un riesgo más alto de pensamientos e intentos suicidas, en comparación con el placebo y con otros cinco antidepresivos, reportaron los investigadores.
"En la atención clínica de los jóvenes con un trastorno depresivo mayor, las directrices clínicas recomiendan la psicoterapia, sobre todo la terapia cognitivo conductual o la terapia interpersonal, como tratamiento de primera línea", señaló el autor del estudio, el Dr. Andrea Cipriani, profesor asociado del departamento de psiquiatría de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.
La depresión mayor afecta a alrededor de un 3 por ciento de los niños de 6 a 12 años, y al 6 por ciento de los adolescentes de 13 a 18, anotaron los investigadores.
"El Prozac se debe considerar solo para los pacientes que no tengan acceso a la psicoterapia o que no hayan respondido a las intervenciones no farmacológicas", planteó Cipriani.
Debido a que los estudios disponibles sobre el uso de antidepresivos en niños y adolescentes son limitados y de calidad cuestionable, "no debemos subestimar esos riesgos potenciales", añadió.
"Los niños y los adolescentes que toman antidepresivos deben ser vigilados de cerca, independientemente del tratamiento elegido, y sobre todo al inicio del tratamiento", aconsejó Cipriani.
En 2004, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. emitió una "advertencia de recuadro negro" sobre el uso de los antidepresivos en los adolescentes y niños, debido a temores de que esos fármacos pudieran aumentar el riesgo de pensamientos suicidas e intentos de suicidio.
A pesar de la advertencia de la FDA, el uso de antidepresivos en esos grupos de edad aumentó entre 2005 y 2012. Por ejemplo, la proporción de niños y adolescentes que toman un antidepresivo aumentó de más de un 1 por ciento a casi un 2 por ciento en Estados Unidos, dijo Cipriani.
A un experto no le sorprendieron estos hallazgos.
Este estudio muestra lo que se sabía: que estos "medicamentos parecen menos efectivos y más riesgosos en los niños y adolescentes que en los adultos", comentó el Dr. Peter Kramer, profesor clínico emérito de psiquiatría y conducta humana de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.
"Entre ellos, el Prozac siempre ha destacado como una opción relativamente más efectiva", dijo Kramer.
Pero no está claro cómo funcionan los antidepresivos en los niños, anotó Kramer. "Simplemente sabemos muy poco sobre esos medicamentos y qué hacen en los niños con cerebros en desarrollo", apuntó.
En general, el tratamiento debe comenzar con psicoterapia, pero para algunos pacientes el Prozac podría ser una opción, sugirió.
"Hay muchos casos desesperados en que la enfermedad es tan destructiva que hacer algo que es muy imperfecto podría parecer como la medida correcta", añadió Kramer.
Para el estudio, Cipriani y sus colaboradores revisaron 34 estudios que incluyeron a más de 5,200 niños y adolescentes. Este tipo de estudio, conocido como metaanálisis, intenta encontrar patrones comunes en varios ensayos. Sus limitaciones son que las conclusiones dependen de qué tan bien se realizaron los estudios incluidos.
Además, la mayoría de los ensayos (un 65 por ciento) fueron financiados por compañías farmacéuticas. Y el 90 por ciento tenían un riesgo de estar sesgadas a favor de los medicamentos, advirtió Cipriani.
Los investigadores encontraron que solo con el Prozac los beneficios superan los riesgos en términos de aliviar los síntomas con pocos efectos secundarios.
Los antidepresivos Effexor, imipramina (Tofranil) y duloxetina (Cymbalta) tuvieron los peores efectos secundarios, haciendo que más pacientes dejaran de tomarlos que los que tomaban un placebo, encontraron los autores de la revisión.
La revisión aparece en la edición en línea del 8 de junio de la revista The Lancet.
"Este estudio nos hace de verdad preocuparnos sobre la utilidad de los antidepresivos", dijo el autor de un editorial que acompañó al estudio, el Dr. Jon Jureidini.
Con un metaanálisis, los beneficios de los antidepresivos podrían ser exagerados, y los daños subestimados, dijo Jureidini, líder de investigación del Instituto de Investigación Robinson de la Universidad de Adelaida, en Australia.
"Lamentablemente, no podemos confiar en la veracidad de la forma en que se ha procesado la información", advirtió Jureidini. "Así que ni siquiera podemos confiar en el uso de Prozac en niños y adolescentes".
Jureidini dijo que antes de recetar un antidepresivo, un médico debe estar seguro de que los beneficios superarán a los daños.
"Debemos cambiar nuestra práctica, dejar de recetar y optar por otros tratamientos, porque nos están vendiendo demasiados fármacos", planteó.
A los niños pequeños nunca se les debería administrar antidepresivos, y a los adolescentes solo con frugalidad, dijo Jureidini. "Casi nunca los usaría", señaló.
Jureidini dijo que el tratamiento comienza al comprender qué está angustiando al niño o adolescente, y por qué se han retraído de las actividades sociales, la escuela y los amigos.
"Debemos ayudar a los jóvenes a volver a sus vidas, y su depresión mejorará", anotó. "Necesitan ayuda y respaldo para volver a involucrarse con el mundo".

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Andrea Cipriani, M.D., Ph.D., associate professor, department of psychiatry, University of Oxford, U.K.; Jon Jureidini, M.B., Ph.D., research leader, Robinson Research Institute, University of Adelaide, North Adelaide, Australia; June 8, 2016, The Lancet, online
HealthDay
Las noticias son proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de MedlinePlus en español, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos o la política federal.

jueves, 9 de junio de 2016

investigaciones: PREOCUPANTE EL SEDENTARISMO DE LOS ADOLESCENTES ESPAÑOLES




Muchos adolescentes españoles no  controlan su tensión arterial



Un 7 por ciento de los adolescentes de entre 12 y 17 años tiene hipertensión, además se ha observado una baja adherencia a la dieta mediterránea y un grado muy bajo de actividad física en este segmento de la población
  • Compartir
  • Compartido 27 veces
Una adolescente se mide la tensión arterial - ARCHIVO

Los adolescentes españoles entre los 12 y los 17 años tienen factores de riesgo cardiovascular que deben ser corregidos para evitar problemas graves de salud en la edad adulta. Así se desprende de las conclusiones del estudio MePAFac sobre medida de la presión arterial y educación sanitaria en factores de riesgo cardiovascular en centros escolares por parte de farmacéuticos comunitarios. Este estudio, promovido por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), es el mayor de sus características realizado hasta la fecha en España, ya que ha contado con la participación de más de 200 farmacéuticos comunitarios que visitaron a 14.884 adolescentes en centros escolares de 9 comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia y Región de Murcia).
A los adolescentes participantes se les realizaron mediciones de la presión arterial (PA) y medidas antropométricas, a la vez que se les impartió educación sanitaria sobre factores de riesgo cardiovascular y alimentación saludable. Adela Martín, vocal de Investigación de SEFAC y coordinadora del estudio, explica que «la importancia de este trabajo reside en que los adolescentes son un grupo de población que, por regla general, no suelen estar enfermos, su riesgo cardiovascular está poco estudiado y, sobre todo, sus hábitos son todavía modificables y problemas como la hipertensión arterial (HTA), el sobrepeso, la obesidad, la mala alimentación y el tabaquismo son factores de riesgo de enfermedad cardiovascular que pueden modificarse a estas edades». De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipertensión, el consumo de tabaco, la hiperglucemia, la inactividad física, el sobrepeso y la obesidad son responsables del 5 por ciento de las muertes a nivel mundial.

Líderes

Los resultados obtenidos reflejan que la prevalencia de la HTA en los adolescentes españoles está ligeramente por encima de la de otros países del entorno (el 7,4 por ciento de los participantes tenía HTA y otro 7 por ciento necesitaría seguimiento, mientras que esta cifra conjunta se situaría en el 11 por ciento en otros países). Las CCAA con mayor prevalencia de HTA en adolescentes son las de Galicia (10,6 por ciento) y Baleares (9,8) y las que menos Comunidad Valenciana (5,1) y Aragón (5,6).
En cuanto a los porcentajes de sobrepeso y obesidad señala que el 23,1 por ciento de los adolescentes estudiados tiene sobrepeso y el 6,2 por ciento tiene obesidad. Estos porcentajes se encuentran por encima de los datos de la Encuesta Nacional de Estadística, que sitúan el sobrepeso en los menores españoles en un 16 por ciento y la obesidad en un 2,4 por ciento. «Hay investigaciones que indican que si eliminásemos el sobrepeso y la obesidad se podría reducir en un hasta un 14 por ciento de los casos de HTA en adolescentes», indica Martín.
En esta misma línea, solo el 32,8 por ciento de los adolescentes mantiene una dieta mediterránea óptima (el 29,7 por ciento en el caso de las chicas y el 35,6 por ciento en los chicos). Por CCAA, Andalucía es la que tiene más adolescentes con una baja adherencia a la dieta mediterránea (15,1 por ciento), seguida de Canarias (12,9).
Los adolescentes españoles tienen un alto grado de sedentarismoAdela Martín
Respecto a la actividad física, los adolescentes también deben mejorar. El estudio indica que, en una escala de 1 a 10 la media en actividad física se sitúa solo entre 3 y 4 puntos, lo que significa que «los adolescentes españoles tienen un alto grado de sedentarismo», apunta Martín, quien concluye que «prevenir el desarrollo de la HTA, la obesidad y frenar el sedentarismo, educando a los adolescentes en llevar a cabo hábitos de vida saludables es la mejor manera de evitar el desarrollo de la enfermedad cardiovascular, debido a que los hábitos alimentarios y de actividad física se asientan y consolidan durante este periodo de la vida con el consiguiente riesgo o beneficio para la salud»

domingo, 22 de mayo de 2016

temas complejos: CIBER ACOSO. DE NADA SIRVEN LAS PROHIBICIONES TAJANTES




Encuentro un artículo en infosalus sobre el ciber-acoso. Abajo dejo el link para quien lo quiera leer completo. Pero copio aquí un párrafo crucial:  


 El control por parte de los padres debe ir unido a una educación en Internet y "vivencias comunes", porque "el control riguroso no es bueno, lo que hay que hacer es una educación compartida para que entienda cuáles son los peligros; la prohibición no lleva absolutamente a nada", ha aclarado el psiquiatra.

¿Vivencias comunes? ¿Educación compartida? Interesante... 


Resultado de imagen de ciberacoso


Leer mas: http://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-actuar-frente-ciberbullying-ninos-adolescentes-20160521092934.html





miércoles, 18 de mayo de 2016

realidad en vivo: 1 DE CADA 4 ADOLESCENTES CON ENFERMEDAD MENTAL...

¿25% de adolescentes con enfermedades mentales? Ufff.

Prevención... Y lo que se dice en el último párrafo...






www.canarias7.es

El psiquiatra y pediatra especializado en salud mental en los adolescentes, Javier de Loño, ha alertado este miércoles de que entre el 25 y 30% de los jóvenes españoles ha tenido o va a tener alguna enfermedad mental, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Javier de Loño, que es jefe de la unidad de Salud Mental infanto-juvenil del Hospital La Fe de Valencia, ha insistido en que lo que no se cura en la infancia dura toda la vida, al tiempo que ha detallado que en Canarias hay 190.000 personas con enfermedades mentales.
El psiquiatra, que ha organizado una jornadas sobre la salud mental en adolescentes que se desarrollarán en Santa Cruz de Tenerife entre mayo y diciembre, ha precisado que en salud mental no puede haber estadísticas porque un trastorno de ansiedad o depresivo no es igual en una persona que en otra.
Precisamente los trastornos de ansiedad, de autoestima y las depresiones son las enfermedades mentales que más predominan entre los adolescentes, ha detallado Javier de Loño, quien ha lamentado que algunos jóvenes no tienen referentes claros ideológicos, políticos y sociales.
Javier de Loño ha asegurado que lo fundamental es la prevención, por lo que de nada sirven los hospitales de cinco estrellas para tratar anorexias y bulimias cuando al mes la persona vuelve a caer.
"Los problemas hay que buscarlos en la bases, en la prevención está el éxito", ha manifestado el psiquiatra, quien ha reclamado a las instituciones públicas que redoblen los esfuerzos para detectar en los colegios los problemas psíquicos durante la infancia y la adolescencia.
Asimismo, ha pedido más asesoramiento a los padres de los adolescentes, a los que ha recomendado que pongan límites a sus hijos para que estos, además de derechos, también tengan obligaciones.
De esta manera, ha continuado, se podrían mejorar el absentismo y fracaso laboral, problemas que afectan a Canarias, tercera comunidad, después de Andalucía y Baleares, donde los alumnos más abandonan sus estudios.
Para el psiquiatra, el Estado debería de potenciar trabajos a tiempo parcial para que los padres pudieran tener las tardes libres para estar con sus hijos, tal y como sucede en Finlandia, país con mejores cifras en éxito escolar.



martes, 10 de mayo de 2016

realidad en vivo: Y SIGUE CRECIENDO EL INSOMNIO ENTRE ADOLESCENTES...





Importante educar a tiempo. Dispositivos fuera de la habitación!!!!



Resultado de imagen de adolescente con insomnio


El consumo de vídeos y series online aumenta los casos de insomnio
·         El consumo de contenidos online en dispositivos móviles antes de irnos a dormir produce sobre-estimulación y reducción de la melatonina que controla nuestro reloj biológico
·         Las personas más afectadas por este “insomnio online” son, sobre todo, jóvenes de 18 a 32 años
·         Los expertos médicos de Top Doctors recomiendan desconectar cualquier tipo de dispositivo móvil una hora antes de irse a dormir


Barcelona, 10 de mayo de 2016.- Los expertos están observando un aumento de los casos de insomnio, sobre todo, en jóvenes entre los 18 y los 32 años de edad*. La causa: internet y las redes sociales. En esta nueva sociedadhiperconectada con autoservicio de información y entretenimiento 24h, dedicamos el poco tiempo de descanso que tenemos a ver vídeos y series online, sin límites de horarios de emisión o accesibilidad. El Dr. Javier Brualla, responsable de la Unidad de Sueño del Hospital Vithas Alicante y miembro de Top Doctors® (www.topdoctors.es), explica cómo, sin darnos cuenta, nos exponemos, cada vez en mayor medida, a los trastornos del sueño.
                                                                                                                               
‘Conectados’ al insomnio
Los datos de consumo de ocio por internet, ya sea a través de dispositivo móvil, tablet, PC o TV van al alza. Hasta un 30% de las personas han dejado de ver en la televisión tradicional los contenidos que pueden ver de forma online. Los estudios predicen un aumento de consumo de vídeo online del 19,8% en 2016. Cine, series y YouTube encabezan la lista**. Y así, al mismo ritmo que aumenta el uso de redes sociales, youtube, plataformas de vídeo bajo demanda y televisiones conectadas, crece el número de personas expuestas al insomnio. “El problema no está en consumir ocio online sino en que, como no tenemos tiempo durante el día, lo hacemos durante el que debería ser nuestro tiempo de descanso”, explica el Dr. Brualla.
Al tradicional espíritu trasnochador de los españoles se suma ahora la facilidad de acceso a cualquier tipo de contenido.“Antes, terminaba la serie que ponían en la televisión y nos íbamos a dormir. Ahora, cuando termina un capítulo, nos ponemos el siguiente. O nos quedamos hasta la 1 de la mañana viendo y comentando vídeos que nos pasan por Whatsapp o redes sociales. No somos conscientes de lo que puede suponer en el organismo este tipo de disfunción del ritmo de sueño y  la reducción de horas de descanso”.

Sobre-estimulación y reducción de melatonina que controla nuestro reloj biológico
El insomnio se define como la incapacidad para dormir cuando se dan las condiciones adecuadas para hacerlo. “Se ha demostrado que las personas que están demasiado tiempo ‘conectadas’ a dispositivos móviles y, en concreto, a redes sociales, sufren mayores trastornos del sueño. Las causas: la luz azul que emiten las pantallas y la generación de estímulos continuos en el momento en que deberíamos desconectar”, explica el Dr. Brualla.
El uso de dispositivos electrónicos antes de acostarnos afecta al sueño por partida doble. Por un lado se generan estímulos continuos (información nueva, mensajes de WhatApp, etc.) en un momento en el que deberíamos estar desconectando y preparándonos para lo que debería ser una transición gradual hacia el sueño. Esto produce un estado de mayor activación mental que va a dificultar el posterior inicio del sueño. Por otro lado, la luz que emiten las pantallas de estos aparatos (sobre todo la luz azul) reduce drásticamente la secreción de melatonina.
“Esta hormona es básica para el sueño, ya que es el mensajero que utiliza el cerebro para decirle a nuestro cuerpo que se prepare para dormir, ayudándonos así a conciliar el sueño. Además también regula nuestro reloj biológico, el que nos indica el ritmo sueño-vigilia, marcando un tiempo para dormir y un tiempo para estar despierto. Las consecuencias son que aparece un insomnio de conciliación (se retrasa el inicio del sueño) y el sueño va a ser también más superficial y de peor calidad, con el consiguiente impacto que esto tiene tanto en la salud como en nuestro estado de ánimo”.

La falta de sueño afecta a nuestro día a día
La falta de descanso durante la noche afecta también durante el día ya que suele ir unido a un aumento de la somnolencia diurna, cansancio, pensamiento lento e impreciso, irritabilidad, mayor dificultad para realizar las tareas diarias... Con el tiempo, este déficit de sueño es también el origen de diversas alteraciones metabólicas, con un mayor riesgo de padecer obesidad, diabetes y accidentes cardio y cerebrovasculares. “También nos hace más vulnerables a sufrir un cuadro de ansiedad o una depresión o a padecer una enfermedad de Alzheimer”.
Por eso, los expertos aconsejan dejar de utilizar todos los dispositivos electrónicos por lo menos una hora antes de irnos a dormir y, por supuesto, nunca llevárselos a la cama.


* Investigación sobre el uso de las redes sociales realizada por la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh
** Estudio Anual de TV Conectada y Vídeo Online', IAB Spain

Colaboraciones:
Han colaborado en la redacción de esta comunicación los siguientes expertos del cuadro de TOP de Top Doctors:

Dr. Javier Brualla, Neurofisiología/Unidad de Sueño Hospital Vithas Alicantehttp://www.topdoctors.es/doctor/javier-brualla-coll    

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...